Archivo del sitio

Tres años del 17D: Podría ser peor


Por István ojeda Bello

Llegamos a otro 17 de diciembre con muy poco que celebrar, quizás únicamente que el panorama no ha seguido agravándose en las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos. Empero, no todo está perdido, todavía.

A aquel día del año 2014 le siguieron progresos impensados en el mejoramiento del clima bilateral, sin que significaran el fin de las discrepancias y las sospechas mutuas. En la práctica, ambas partes siguieron un principio inamovible desde los primeros intentos negociadores allá por la década del 60 del pasado siglo: comenzar por temas potencialmente manejables, solucionarlos, y a partir de ahí adoptar otras medidas beneficiosas para las dos orillas, con la esperanza de concluir en alguna relación no hostil. Consecuentemente, las pláticas nunca involucraron acápites de fondo como el eventual fin del bloqueo, las compensaciones por las nacionalizaciones cubanas o el estatus de la Base Naval de Guantánamo.

En el lapso que terminó el 20 de enero del 2017 ningún contendiente se sintió cómodo abandonando su lugar tradicional. Washington evitaba  parecer demasiado blando frente a un país pequeño y La Habana sin permitirse ningún movimiento denotativo de desesperación, que sería inequívocamente interpretado como síntoma de debilidad.

Lee el resto de esta entrada

Cuba y Estados Unidos: el difícil arte de convivir (+Infografía)


DibujoPor José Armando Fernández Salazar/Cubahora

Parece que fue hace mucho tiempo cuando el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, recorría las calles de La Habana Vieja, pero sucedió hace apenas tres meses. Tal ha sido el torbellino de acontecimientos que se desencadenaron desde entonces, en los que ha continuado la normalización de relaciones entre Cuba y la nación norteña con matices, declaraciones y símbolos que evidencian la complejidad del proceso.

La presencia del mandatario estadounidense en la capital de la isla caribeña hizo pensar a no pocos que se agilizarían muchos pasos hacia la completa normalización, pero aplacada la borrasca mediática del suceso continúan incólumes pilares del diferendo estadounidense-cubano, como la ocupación ilegal del territorio de la Bahía de Guantánamo y la aplicación de la Ley de Ajuste.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: