Archivo del sitio

Los muros y las batallas de hoy


Por Alina Perera

Vale la pena recordar que ellos rondaban los 20 años de edad. Quizá solo dos tenían más de 30 —y eso también era tener la vida por delante—. Atravesaron la Isla del oeste al este, algunos a solo horas de la acción, porque ser nuevos en el escenario también formaba parte de la sorpresa.

En cuanto a armas, habían empezado desde cero, comprándolas en tiendas convencionales, simulando ser simples comerciantes; y en cuanto a prácticas, las realizaron en varios puntos de La Habana, también haciéndose pasar por hombres de negocios o aficionados a la caza.

El arresto, la discreción y la disciplina eran el sello de aquellos muchachos que decidieron disfrazarse de militares. El asalto tendría que parecer en los comienzos una sublevación de sargentos, para confundir al Gobierno durante unas tres o cuatro horas, y para que pudiera magnificarse después con el armamento tomado en la guarida y repartido entre el pueblo de Santiago.

Lee el resto de esta entrada

Un 26 en tiempo presente


Por razones tácticas, los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes se programaron en los días del carnaval santiaguero. El movimiento en las calles y la presencia de visitantes venidos de todas partes disimulaban la actividad de los conspiradores que preparaban la acción. Con el triunfo de la Revolución, la fecha cayó en pleno periodo vacacional.

El ambiente festivo es congruente con una conmemoración que, a pesar de las vacilaciones de los escépticos de entonces, condujo a la afirmación de la soberanía nacional, a la reivindicación de los más desamparados, a la transformación de la sociedad cubana y al desempeño por parte de Cuba de un papel protagónico a escala internacional en c y en la lucha por la descolonización en el contexto de los países no alineados, a la vez que impulsaba el desarrollo de la educación, la investigación científica y la cultura. Los años duros impuestos por el asedio del imperialismo no pueden ocultar verdades como puños bajo el manto de la desmemoria.

No puede olvidarse tampoco, junto con las condiciones sociales y económicas de la época, la violencia feroz implantada por la dictadura de Batista. La gran mayoría de los caídos en el Moncada no murieron en combate. La imagen más cruenta del odio acumulado por los represores encarna en el ojo sangrante de Abel Santamaría, mostrado a su hermana Haydée, bajo la amenaza de arrancar el otro de la misma manera si no hablaba.

Lee el resto de esta entrada

El asalto al cuartel Moncada, un pequeño impulso que se convirtió en el motor que llevó a la revolución cubana


Para el Embajador de Cuba en Nicaragua, Juan Carlos Hernández, el asalto al cuartel Moncada, ocurrido en 1953, fue un pequeño motor impulsor, que después se convirtió en el motor grande que luego llevó a la Revolución Cubana y al triunfo del 1 enero del 1959. Lee el resto de esta entrada

Machado Ventura: “El orgullo de ser hijos de este pueblo se une el eterno compromiso con Fidel”


José Ramón Machado Ventura pronuncia las palabras centrales del acto por el 26 de Julio. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Por José Ramón Machado Ventura

Discurso de José R. Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el acto central por el Aniversario 64 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos M. de Céspedes.  Pinar del Río, 26 de julio de 2017, “Año 53 de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Compañero General de Ejército Raúl Castro Ruz;

Combatientes del 26 de Julio y expedicionarios del Granma;

Familiares de nuestros héroes y mártires;

Invitados que nos acompañan;

Pinareñas y pinareños;

Compatriotas:

El 26 de julio, fecha trascendental en la historia de la nación, provoca en nosotros una mezcla particular de emociones, sentimientos e ideas, donde al orgullo de ser hijos de este pueblo se une el eterno compromiso con Fidel y con todos los que ofrendaron sus vidas para que siempre se asocie el nombre Cuba a la libertad, la justicia y la dignidad.

Es esta la primera ocasión en que conmemoramos un aniversario del asalto a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes sin la presencia física del Comandante en Jefe, y no por ello ha dejado de estar presente su imagen, su obra y su ejemplo, junto a nuestro heroico pueblo, dispuesto a ser consecuentes en su quehacer cotidiano, con el concepto de Revolución que nos legara.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: