Archivo del sitio

La “seño” María Caridad celebra el Día de la Infancia


infancia en su dia

Todos los días se acuesta anhelando que amanezca para ver a sus pequeños. Ella quisiera que el viejo reloj y el almanaque de su hogar se detuvieran por completo, que el tiempo junto a ellos no se acabara. Ha dedicado su vida entera a trabajar con los niños, y jura que si volviera a nacer no dudaría en escoger otra profesión que no fuera esa; la cual le llena el alma de alegrías, tristezas y emoción.

Este 1.º de junio, Día Internacional de la Infancia, la “seño” María Caridad Ruiz Lescay, con 29 años de experiencia como Educadora en el Círculo Infantil La Espiguita, se sentirá mucho más afortunada: hoy nadie le impedirá estar rodeada de los traviesos diablillos que se han convertido en su razón de ser.

Durante su labor impartió clases de artes plásticas, manualidades, deportivas y gimnásticas, primero a 4to y luego a 5to año de vida, destacándose por el incansable amor que siempre le impregna a cada actividad.

Lee el resto de esta entrada

Círculos infantiles y mujer proletaria


La creación de los círculos infantiles supuso un salto en los derechos de las mujeres cubanas.

Tomado de JMAlvarez

Noticia: Mi niña crece feliz.


Por: Camila Moreno|Auca en Cayo Hueso.

En la tarde de ayer conversaba con un buen amigo mexicano, este se mostraba asombrado de ver a mi hija jugar en la calle y de la alegría que notaba en nuestros niños, reconocía que no era eso lo que pensaba de nuestro país, al menos no era eso lo que había leído en la prensa fuera de Cuba. No pude callar y de momento me vi explicándole que los niños cubanos son privilegiados respecto a la mayoría de los niños que habitan el globo terrestre, que aunque no lo creyera en esta isla bloqueada y subdesarrollada se destinan infinidad de recursos para garantizar un pleno desarrollo de la infancia asegurándoles educación y salud gratuita para todos sin importar su género o raza. Los números y estadísticas de organismos internacionales corroboran mi comentario, le dije.

Yo soy madre de una hermosa niña, y a pesar de la dura realidad económica que nos impone el bloqueo –allá quien no lo quiera ver- creo en el Sistema Cubano, creo en mi sociedad para garantizar una buena formación de mi hija. Pobre quien ignore que en Cuba la voluntad político- social del Estado NO permite que nuestros niños se prostituyan, pasen hambre, vendan droga o sean tratados como basura, hecho que ocurre a diario en las grandes potencias capitalistas que se autoproclaman democráticas y lanzan guerras a naciones sin importar cuantos niños sufren y mueren a causa de sus políticas genocidas. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: