Archivo del sitio

¿Dónde está la fanfarroneada libertad de pensamiento?


Por Arthur González

El pasado 7 de julio 2019 el diario dominical londinense, Mail on Sunday, publicó informaciones secretas del embajador del Reino Unidos de Gran Bretaña, Kim Darroch, enviadas al Foreign Office, en las que plasma consideraciones sobre la actual administración del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, donde lo califica de “inepto, inseguro e incompetente”.

Otros diarios locales e internacionales replicaron la noticia de inmediato, tomando por sorpresa al gobierno británico.

El documento secreto fue filtrado a la prensa, pero se desconoce cómo y quiénes lo hicieron, situación análoga a lo ejecutado por el sitio WikiLeaks, cuando puso al descubierto miles de documentos secretos, en los que se comprueba la forma sucia de actuar de los yanquis, e incluso las opiniones negativas emitidas sobre líderes mundiales, algo que ahora parecen olvidar los británicos.

Lee el resto de esta entrada

Defiende Cuba el cumplimiento de los protocolos internacionales


Defiende Cuba el cumplimiento de los protocolos internacionales

En más de una ocasión los procesos de negociación han resultado positivos. Se han llevado a cabo en diversas regiones del mundo respaldados por importantes organizaciones internacionales, por un Estado o por una organización civil reconocida, y realizado como resultado de conflictos internos por autodeterminación, ideología o reparto del poder político.

Estos son algunos ejemplos de mediaciones exitosas: el ex presidente finlandés Martti Ahtisaari en el conflicto de Aceh; en Sudán, el teniente general Lazaro Sumbeiywo, enviado especial de Kenia, logró que el gobierno de Jartum y el Ejército Popular de Liberación de Sudán (SPLA) aceptaran una solución transitoria, y en El Salvador, el representante especial del secretario general de la ONU, el diplomático peruano Álvaro de Soto, ayudó a poner fin a la guerra civil en el país centroamericano. Lee el resto de esta entrada

Josefina Vidal: Cuba no tiene responsabilidad alguna en los hechos alegados


Por Josefina Vidal

Hoy hemos conocido un comunicado del Departamento de Estado que informa la decisión del Gobierno de EE.UU. de reducir el personal de su Embajada en La Habana.

Como informamos el pasado martes 26 de septiembre, en la reunión sostenida ese día, a propuesta de la parte cubana, con el secretario de Estado, Rex Tillerson, nuestro ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla:

• Le advirtió de no tomar decisiones apresuradas que no se sustentan en evidencias ni en resultados investigativos concluyentes;

• Lo instó a no politizar un asunto de esta naturaleza; y

• Le reiteró la solicitud de cooperación efectiva de las autoridades estadounidenses para llevar a buen término la investigación en curso sobre los alegados incidentes con diplomáticos de EE.UU. en La Habana.

Enfatizo que el Gobierno de Cuba no tiene responsabilidad alguna en los alegados hechos y cumple seria y rigurosamente sus obligaciones con la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, en lo que respecta a la protección de la integridad de los agentes diplomáticos acreditados en el país y sus familiares, sin excepción.

Consideramos que la decisión anunciada por el Departamento de Estado es precipitada y va a afectar las relaciones bilaterales, en particular, la cooperación en temas de interés mutuo y los intercambios de diversa naturaleza entre ambos países.

Deseo reiterar la voluntad de Cuba a continuar una cooperación activa entre las autoridades de los dos países, para el esclarecimiento pleno de estos hechos, para lo cual será esencial un involucramiento más eficiente de EE.UU.

La Habana, 29 de septiembre de 2017

Supuestos “incidentes” contra diplomáticos de EE.UU.: ¿dónde están las evidencias?


Por Angélica Paredes

Cuando el pasado 9 de agosto Cuba y el mundo conocieron la Declaración  emitida por el Ministerio de  Relaciones Exteriores cubano acerca  de la presunta ocurrencia de incidentes  que causaron supuestas  afecciones auditivas a funcionarios  de la embajada estadounidense en  La Habana y sus familiares, no pocas  personas formularon la misma  interrogante: ¿dónde están las evidencias? 

Y hasta hoy, quienes conocen bien  la esencia ética y apegada a los principios  del Derecho Internacional que  distingue a Cuba, continúan preguntándose:  ¿por qué no ha sido posible  establecer ninguna hipótesis investigativa  acerca del origen de estos hechos  que por su naturaleza son eminentemente  sensoriales? La respuesta  para muchos es clara como el agua.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: