La muerte se llama Posada Carriles


Ningún dolor puede ser más grande que la muerte de un hijo. Por: Pedro Antonio García En horas del mediodía del 4 de septiembre de 1997, el mercenario de origen salvadore­ño, Ernesto Cruz León, escondido en un ba­ño del hotel Copacabana, activaba una potente bom­ba, de acuerdo con el plan trazado por el connotado terrorista... Leer más →

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: