Archivo del sitio

Montaner y el último deseo de un condenado a muerte.


Por: Raúl Gómez 

No me imaginé que Carlos Alberto Montaner estuviera en tan delicado estado de salud.

El solo hecho de que se haya dado de baja como activista “activo” por la libertad de Cuba y haya confesado: “quiero dedicar los años y la salud que me queden a escribir unos cuantos libros de ficción y, probablemente, mis memorias”, indican a las claras que, al final de sus días, no está conforme con el legado que pudo dejar y que no deja a la literatura de ficción universal. Lleva razón Carlos Alberto en su ajuste de cuentas: la obra de ficción escrita por él hasta el presente, es efímera, espasmódica e intrascendente. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: