Archivo del sitio

Agravios a la esperanza


esclavitud y explotación infantil

Cuando un niño o niña trabaja sus sueños desaparecen

Por Eduardo Montes de Oca

Los datos, prolijos en la prensa alternativa que hace eco de informes de organismos internacionales de crédito, compelen a encresparse –pronunciarse en la plaza pública por la revolución mundial sería una respuesta, si bien tibia ante la necesidad de actuar–: a la altura del siglo XXI, nada menos que 52 millones de impúberes de la Tierra están sumidos en la esclavitud, monda y lironda.

Un valioso resumen de la colega Ana I. Bernal Triviño aparecido en Kaos en la Red nos impone de las variantes de ese sojuzgamiento. La trata infantil y la explotación sexual; el trabajo forzoso por endeudamiento, en las minas o la agricultura; la existencia de soldados entre ellos, o el matrimonio a la brava sobre todo de chicas constituyen diferentes caras de una misma realidad.

Lee el resto de esta entrada

Cuba, Estados Unidos y el tráfico de seres humanos (II)


migrantes

Por: Salim Lamrani| Opera Mundi 

Según Human Rights Watch, Estados Unidos es el único país desarrollado que permite legalmente la explotación de los niños en el trabajo a partir de los 12 años de edad.

El tráfico de seres humanos en Estados Unidos

Estados Unidos considera prioritaria la lucha contra el tráfico de seres humanos. Según John F. Kerry, los estados “tienen una obligación moral de aceptar este reto [pues] el tráfico de seres humanos es una ataque contra nuestros valores más caros como la libertad y la dignidad humana”.[1]

No obstante, el propio informe del Departamento de Estado es abrumador para Washington. En efecto, “Estados Unidos es un país fuente, de tránsito y de destino para hombres, mujeres y niños – a la vez ciudadanos estadounidenses y residentes extranjeros – víctimas de tráfico sexual y de trabajos forzados”.[2] Lee el resto de esta entrada

Senador Robert Menéndez y su familia detrás de los “fondos buitre” en Argentina


MARTHA LIDIA FERREIRA – Los buitres son aves rapaces que suelen alimentarse únicamente de animales muertos, aunque, a falta de estos, son capaces de cazar presas vivas. Los buitres se encuentran distribuidos por todos los continentes. Hay buitres del Nuevo Mundo (América) y los del Viejo Mundo (el resto de continentes): sus semejanzas se deben a que están adaptados a un mismo nicho ecológico, no a que compartan un antepasado común. A sus prácticas carroñeras se une el hábito de adherir a sus patas, cuando tienen calor, una sustancia producto de la combinación de sus heces y orina, que les ayuda a moderar su temperatura corporal, dado que carecen de glándulas sudoríparas. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: