Archivo del sitio

Un tablero de ajedrez ucraniano en Venezuela


¿Ucrania o Venezuela? Ucrania. Un niño camina por las calles de Kiev, el 17 de febrero de 2014. Foto: AP

Las mismas máscaras, la misma indumentaria y el mismo armamento en Ucrania y Venezuela. La diferencia es que el gobierno de Nicolás Maduro ha mostrado una sólida cohesión.

Por Ramiro Gómez

Más de cien días de violencia han vivido las calles de Caracas y algunas otras poblaciones venezolanas desde que la oposición decidió iniciar una escalada para hacer caer por la fuerza al gobierno de Nicolás Maduro. Lo que empezó con unas movilizaciones de militantes opositores para oponerse a una medida del Tribunal Supremo de Justicia -que establecía la ilegalidad de las acciones de la cúpula parlamentaria, que pretendía nombrar fuera de ley a magistrados del propio alto tribunal- derivó en escenas de violencia callejera que recordaron las acciones conocidas como Euromaidán, que acabaron en el derrocamiento en 2014 del presidente ucraniano Víctor Yanukóvich.

Las similitudes entre ambos eventos saltan a la vista y prendieron las alarmas tanto del gobierno venezolano como de gobiernos y movimientos políticos internacionales.

La prensa local y extranjera ha manejado los hechos como episodios de protestas y represión por parte de los cuerpos de seguridad, aun cuando las imágenes que recorren Internet muestran la operación de falanges de combatientes con una sofisticada organización bélica y uso sostenido de armas de fuego de fabricación casera, así como armas de guerra convencionales. Así ocurrió en la Ucrania de Yanukóvich, lo que comenzó como una serie de manifestaciones contra la decisión presidencial de suspender el acuerdo de integración con la Unión Europea, avanzó rápidamente hasta convertirse en lo que analistas denominaron una situación de “pre-guerra”.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

La CIA y la contrarrevolución en Venezuela


Por Atilio Borón

La sociedad capitalista tiene como uno de sus rasgos principales la opacidad. Si en los viejos modos de producción precapitalistas la opresión y la explotación de los pueblos saltaba a la vista y adquiría inclusive una expresión formal e institucional en jerarquías y potestades, en el capitalismo prevalece la oscuridad y, con ella, el desconcierto y la confusión. Fue Marx quien con el descubrimiento de la plusvalía descorrió el velo que ocultaba la explotación a la que eran sometidos los trabajadores “libres”, emancipados del yugo medieval . Y fue él también quien denunció el fetichismo de la mercancía en una sociedad en donde todo se convierte en mercancía y por lo tanto todo se presenta fantasmagóricamente ante los ojos de la población.

Lo anterior viene a cuento de la negación sobre el papel de la CIA en la vida política de los países latinoamericanos, aunque no sólo en ellos. Su permanente activismo es insoslayable y no puede pasar desapercibido para una mirada mínimamente atenta. Peso a ello al hablarse de la crisis en Venezuela –para tomar el ejemplo que ahora nos preocupa- y las amenazas que se ciernen sobre ese país hermano a la “Agencia” nunca se la nombra, salvo pocas y aisladas excepciones. La confusión que con su opacidad y su fetichismo genera la sociedad capitalista se cobra nuevas víctimas en el campo de la izquierda. No debería sorprender que la derecha alentara ese encubrimiento de la CIA.

Lee el resto de esta entrada

ALBA: La batalla política requiere un fuerte aparato mediático (II)


alba-2
Por Pedro Rioseco y Claudia Dupeirón

El despliegue mediático contra gobiernos progresistas es la punta de lanza del imperialismo, porque retoma la idea de que la derrota del adversario antes de ser física tiene que ser moral, afirmó el politólogo boliviano, Hugo Moldiz.

En entrevista exclusiva con Prensa Latina, el también periodista y ex ministro del gobierno de Evo Morales, opinó que la Cumbre que inicia este domingo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) debiera dar mayor importancia a fortalecer el aparato mediático.

A pesar de los poderosos medios con los que cuenta la derecha, el ALBA generó durante muchos años la agenda mediática y política internacional.

Otra prueba más para el Dossier de manipulación mediática contra #Venezuela


Otra prueba más para el Dossier de manipulación mediática contra Venezuela

¿Qué es lo que diferencia a Nicolás Maduro de Sebastián Piñera y de Felipe Calderón? Que el primero es el candidato de la Revolución Bolivariana, a la que esa prensa canalla hace permanentemente la guerra y Piñera y Calderón son candidatos de la derecha, emparentada ideológicamente con la derecha europea que domina la mayoría de esa prensa canalla. Eso es lo que explica que habiendo Sebastian Piñera derrotado a Frei por 11.942 votos menos de los votos con que Maduro derrotó a Capriles, leamos en esa prensa un titular como: “Con histórica votación, Piñera es electo Presidente de Chile”;  mientras que para la victoria de Maduro nos reserven titulares como: “Maduro gana por la mínima, ante sospechas de fraude”.

Esa derechona, que desató siempre una brutal guerra mediática contra Hugo Chávez, el presidente más legitimado en las urnas de América Latina, ante su inobjetable triunfo ante Capriles en Octubre pasado,  fue incapaz de producir un titular tan inspirado como el dedicado a Piñera. Sencillamente era imposible; su odio contra la Revolución Bolivariana no les permite producir más que titulares y artículos canallas. No es casual entonces que,  tras morder nuevamente el polvo de la derrota EN LAS URNAS, sus titulares y artículos se enfoquen en sembrar dudas; en desconocer los resultados electorales en Venezuela;  alentar los disturbios y las acciones desestabilizadoras y golpistas.

Fragmentos del texto Las elecciones presidenciales en Venezuela y la quinta pata del gato, de Alipio G. Sollet

Las elecciones presidenciales en #Venezuela y la quinta pata del gato.


Por: Alipio G. Sollet

Voy a demostrarles que la prensa canalla tiene memoria selectiva. En efecto, basta con que el candidato derrotado en unas elecciones presidenciales sea el de sus preferencias políticas o ideológicas, –como es el caso ahora de Enrique Capriles en las presidenciales del domingo 14 de abril en Venezuela—,  para que a este tipo de prensa se le olviden los precedentes; se le estrechen más que nunca la diferencia en el número de votos o la diferencia porcentual que sacó el candidato vencedor o ponga en dudas los resultados de las urnas.  Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: