Archivo del sitio

Leal de La Habana


Por Rosa Miriam Elizalde

Es verdadera la leyenda de cómo se salvó la única calle de adoquines de madera que tiene Cuba. Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad de La Habana, la confirmó en una entrevista, mucho después que anduviera de boca en boca y formara parte de los comentarios que los habaneros hacen admirados, y que los guías turísticos mejor informados relatan, cuando se detienen frente al Palacio de los Capitanes Generales, antigua casa de gobierno.

A fines de la década del 70, cuando Leal dirigía las obras de restauración del Palacio, cierto burócrata consideró que se debía asfaltar la cuadra de la Calle Tacón de La Habana Vieja, la única que se conservaría desde tiempos de la colonia con ladrillos de jiquí, una madera más resistente que el hierro y capaz de desafiar la humedad del agua de mar y el salitre, como pilote de los muelles. El apuro se debía a la inminente visita de la Ministra de Cultura de la Unión Soviética, que se reuniría con funcionarios en el edificio contiguo.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: