El papa Francisco y la astronomía política del Tea Party


Por: Landys Aguilar.  

El amor por la lectura es algo que siempre identifiqué como un maravilloso don, casi divino. Si después de leer analizamos lo leído, reflexionamos, ampliamos nuestros conocimientos, buscamos otras fuentes y comparamos, llegando a nuevas y propias conclusiones, entonces el ejercicio de la lectura debe ser uno de los frutos del paraíso, aunque no se mencione en la Biblia.

Como resultado de lo anterior, me llamó la atención que en el artículo del analista y periodista Eduardo Gómez  El papa Francisco y la exhortación incendiaria. Carlos Marx y el sermón de la montaña” se tratara el tema de la organización “Tea Party” y se mencione con arte y profesionalidad a dos de sus miembros, casualmente identificados como “estrellas” por los medios de información.

Nos referimos a Rush Limbaugh y Marco Rubio. El primero, considerado una de “las estrellas mediáticas del Tea Party”, el segundo, calificado tanto por los medios como por el staff de su partido, una “estrella del escenario político” norteamericano. Si el Tea Party acciona como una institución de carácter político y defiende una ideología ultra conservadora, entonces ambos son “estrellas políticas y ultra conservadoras” en lo que podría llamarse el “firmamento político republicano”. Ya vamos entendiendo.

Pero antes, un alto necesario: ¿Qué es una estrella? Según consultamos, el Diccionario de Lengua Española que utilizamos define el término estrella con varias acepciones. Para este trabajo es útil conocer que por estrella (del latín stella), se entiende cualquier astro a excepción del Sol y la Luna; utilizando como sinónimos: astro, planeta, lucero, cometa. En sentido figurado se utiliza para referirse a la persona que sobresale en un arte (aplicándose sobre todo a las artistas de cine o teatro). También encontramos y conocimos que existen en astronomía el término de estrella doble o triple para identificar a un conjunto de estrellas que parecen a simple vista no formar sino una. ¿Es divino o no el don de la lectura?

Bien, la primera de las estrellas a la cual nos referiremos (Limbaugh) elevó su brillo y colocó a niveles “estelares” su desconocimiento cuando calificó al papa Francisco de marxista a raíz de conocer el contenido y propósitos del programa del pontífice recogido en la exhortación apostólica “Evangelii Gaudium”. Limbaugh al menos reconoció que no era católico, aunque tenía la experiencia necesaria para identificar el mensaje “intrínsecamente perverso” que esconde el documento programático al atacar al capitalismo y declararlo como anticristiano.

Como representante del Tea Party, reconoce que desconoce a la Doctrina Social de la Iglesia, pero tiene los fundamentos ideológicos necesarios para poder identificar y definir como adversario político de su agrupación  al papa Francisco. Lo primero no es necesario, lo segundo se impone en el análisis.

Nuestra segunda estrella (Marco Rubio) ha “brillado” en otros escenarios y no solo en política según se plantea. Esta estrella se vio mezclada en un serio escándalo (como ya es común en ciertas celebridades estelares) porque utilizaba en beneficio personal las ventajas de tener una tarjeta de crédito a nombre de su partido (republicano), la cual utilizó en más de una ocasión (siempre según su estelar explicación) “porque se confundía al intentar sacar la suya de la cartera”. Desconocemos si tambien se confundía al declarar los gastos a su partido.

A su altura astral, también fue “brillante” la solución dada a una de sus incongruencias biográficas: como componente de su discurso en contra de Cuba y su proceso político, Marco era reiterativo en que sus padres habían abandonado la isla huyendo al régimen de Fidel Castro, de esta forma él tambien era una victima del sistema. Según este planteamiento, todo indica que exgobernante cubano  ya ocupaba el poder desde 1956, fecha real y comprobada en que sus padres llegaron a los Estados Unidos. Nuestro astro justificó esto planteando “era como lo recordaba, porque estaba muy niño”. Si tenemos en cuenta que nació el 28 de mayo de 1971 en la Florida y creció allí hasta los ocho años, entonces vale preguntarse a cual niñez se refiere. ¿Cierto?

En el mes de marzo del 2012 nuestra “estrella fulgurante” en el Foro de la Fundación Heritage utilizó la tribuna política para atacar al papa Benedicto XVI, al cual conocemos le escribió una carta criticando sus decisiones y actitud en su viaje a Cuba. ¿Una persona que se identifica católica criticando desde posiciones públicas y gracias al escenario que le brinda su accionar político al Sumo Pontífice, al papa, a la máxima autoridad  de su propia religión? Eso nos obligó a nuevas búsquedas y reflexiones.

Lo encontrado nos llamó más la atención: nacido en una familia de origen cubano cuyos valores eran de formación y raíz católica, Marco cambia de religión y se acoge a los “mormones” a quienes no les gusta ser llamados así y prefieren ser identificados como “Santos de los últimos días”, sí así mismo, son “santos”, en este caso sería un “santo estelar” pero por el cambio de religión no nos inquietamos. Para nosotros, hasta aquí todo era normal. Lo llamativo es que cuando comenzó a valorarse la posibilidad de que se convirtiera en candidato a vicepresidente en las pasadas elecciones norteamericanas, acompañando en la fórmula republicana al exgobernador y también mormón Mit Romey, no titubeó en cambiar nuevamente a católico (quizás para diferenciarse en credo y valores a defender o como maniobra oportunista para ampliar aceptación y recolectar el voto católico). No obstante prefiere asistir a una representación evangélica de la Iglesia Bautista del Sur (tambien existe en los Estados Unidos una Iglesia Bautista del Norte, para marcar una diferencia fundamentada en orígenes de filiación política y de influencia territorial).

Ese “cambio de casaca” religioso, es identificado como  una “travesía de fe”, el resultado de una “mezcla emocional”. Ahora no podremos identificar bien si fue el católico, el mormón, perdón “el santo” o el bautista quien criticó al papa, pero sí estamos seguros que fue el político. La fe y los fundamentos cristianos uniría a su ser emocional en esta mezcla teológica ya fuera católico, bautista o mormón, su credo político y los valores reaccionarios que defiende, lo presentan como una unidad, aislándolo y no dejándole comprender lo positivo de las acciones de contenido social del papa. Ojo con esto.

Entonces nos encontramos en el Tea Party que dos “estrellas” coinciden en sus posiciones ultra reaccionarias, donde no solo coinciden por la fe religiosa (donde Marcos actúa más como una estrella fugaz, como un cometa, por la estela que deja su trayectoria por el paso en tres religiones) sino tambien por estar en contra de la verdad y de quienes defiendan políticas de inclusión social. Recordamos entonces que para estos casos, el diccionario utiliza una acepción que los identifica como  “una doble estrella”, término que como vimos anteriormente, se utiliza para “dos estrellas que a simple vista no forman sino una”.

No serían entonces dos estrellas, sino “una doble”. Genial uso del singular (una) para identificar un fenómeno en plural (doble). A la astronomía le está permitido lo que es imposible en física: que dos cuerpos ocupen el mismo espacio. De esta forma estaríamos en presencia de la estrella Limbaugh-Rubio, a la cual proponemos bautizar como “Limbio”.

Conocemos las virtudes del observatorio vaticano que se encuentra en Castel Gandolfo, atendido por los jesuitas y del observatorio político de la Secretaria de Estado del Vaticano, combinándose de esta forma un sistemático estudio y dominio del firmamento, tanto astral como político. Quizás ahora podamos comprender mejor la importancia de la “astronomía política” como nueva ciencia del saber.

Ambas instituciones, en especial la última (Secretaria de Estado), tendrán ahora un nuevo contenido y una nueva estrella doble que es por definición ideológica realmente una sola, “Limbio”, a cuya trayectoria y evolución se le debe prestar atención y  seguimiento.

¡Bravo por el noble arte de la lectura, por la inquietud en ampliar el conocimiento!

No nos quedan dudas, saber leer es divino.

Publicado el 02/03/2014 en Cuba, Estados Unidos, Política, Relaciones Iglesia-Estado, Religión, Sociedad y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: